En la familia de los bóvidos se incluyen los ungulados de aspecto vacuno, los carneros o muflones, las cabras, las gacelas, los antílopes, etc. Todas las variedades de vacas, cabras y ovejas domésticas pertenecen a esta familia, que es la más amplia, diversa y extendida de todos los ungulados. Su carácter más distintivo es la presencia de cuernos permanentes -al contrario que en los cérvidos, que los pierden cada año-. Los cuernos están formados por un núcleo óseo revestido de un estuche córneo, carecen siempre de ramificaciones y pueden estar presentes en los dos sexos o sólo en los machos. Tras la muerte del animal, el cuerno puede separarse del núcleo óseo.
Los bóvidos se encuentran sobre todo -aunque no de forma exclusiva- en el Viejo Mundo y alcanzan su máxima diversidad en África. En España hay cuatro especies: el rebeco, la cabra montés ibérica -exclusiva de nuestro país-, el muflón y el arruí; las dos últimas han sido introducidas hace escasas décadas con fines cinegéticos.

Listado de especies

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *