Los miembros de la familia de los cerdos son los artiodáctilos más primitivos que existen. Su dieta omnívora se refleja en sus molares, con coronas bajas y muchas cúspides pequeñas, similares a los de los osos y los humanos. Los suidos se caracterizan por tener la dentición completa, con caninos bien desarrollados, molares con cúspides redondeadas y un hueso prenasal que sostiene el hocico o jeta.
Los machos son mayores que las hembras y tienen los caninos – defensas- más desarrollados. En los géneros Sus y Potamochoerus la librea es rayada en las primeras semanas de vida. Los suidos normalmente buscan alimento en grupos familiares y se comunican con gruñidos, ronquidos y chillidos.
En el cortejo, el macho del jabalí hace exhibiciones laterales e intenta repetidamente reposar el mentón en la grupa de la hembra, lo que estimulará el coito si ésta se encuentra receptiva; asimismo, los miembros de distintas especies producen en esta época feromonas en las glándulas del labio. El tamaño de camada alcanza las doce crías en Sus, pero es sólo de uno o dos cachorros en el babirusa, un suido del sureste asiático. En Europa, además del cerdo doméstico, tan sólo existe un representante de la familia suidos, el jabalí.

Listado de especies

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *