« Delphinidae (Delfínidos)

Calderón de aleta larga o calderón común

Morfología e identificación

Odontoceto de tamaño medio que presenta un marcado dimorfismo sexual en la talla (5-6 m en los machos y 4-5,5 m en las hembras). Tienen el cuerpo robusto. La cabeza, de frente abombada, acaba en un morro de pequeño tamaño. La aleta dorsal es falciforme pero mucho más redondeada y con una base mucho más ancha que en el resto de los delfínidos. Las aletas pectorales son muy largas, estrechas y puntiagudas. La coloración de la región dorsal y los flancos es negra o gris oscura, y en la zona ventral se destaca una mancha en forma de ancla de color blanco o gris claro.

El calderón de aleta larga se distingue fácilmente de la mayoría de los otros delfínidos de tamaño similar por su coloración, silueta y algunos patrones de natación característicos, como el reposo en vertical o "spyhopping". No obstante, en el mar resulta muy difícil de distinguir del calderón de aleta corta, aunque éste es de distribución tropical, y el de aleta larga, antitropical. En ejemplares varados, hay que fijarse en el número de dientes y en el tamaño de las aletas: el calderón de aleta larga tiene 8-12 dientes y la relación entre el tamaño de la aleta y la longitud corporal es igual o superior a 1/5; el de aleta corta tiene 7-9 dientes y la relación aleta/cuerpo es igual o inferior a 1/6.

Alimentación

Se alimenta sobre todo de cefalópodos, aunque cuando éstos no son abundantes puede recurrir a otras presas secundarias, principalmente peces como la caballa, el bacalao y el rodaballo. En el Mediterráneo prefiere cefalópodos de la familia Ommastrephidae e Histioteuthidae.

La captura del alimento se efectúa de forma cooperativa por parte del grupo, cuyos miembros, en apariencia, desarrollan comportamientos relativamente complejos que requieren un elevado grado de integración social entre todos los individuos que forman parte de la comunidad.

Comportamiento

El calderón de aleta larga es un cetáceo muy gregario y forma agrupaciones de hasta varios centenares de individuos. No obstante, cuando sus presas están dispersas, estas grandes bandadas suelen fragmentarse temporalmente en grupos de reducido tamaño. No es raro observar bandas mixtas de calderones con otras especies de cetáceos, sobre todo delfines mulares, delfines de flancos blancos y cachalotes.

El calderón de aleta larga es una de las especies que con más frecuencia vara de modo masivo, comportamiento que suele conllevar la muerte de la práctica totalidad de los componentes de la manada. En general, los ejemplares que varan masivamente se hallan en aparente buen estado de salud pero rehúsan regresar a aguas abiertas a pesar de ser ayudados por el hombre y acaban pereciendo por asfixia en la playa. Las causas que desencadenan este tipo de comportamiento no han sido esclarecidas, pero es probable que éste obedezca a una desorientación de los líderes del grupo producidas por anomalías en el campo magnético, a errores de estos últimos en su sistema de ecolocación, a situaciones de pánico producidas por la persecución de orcas u otros depredadores, o a una combinación de estos factores.

Reproducción

La reproducción es fuertemente estacional y los nacimientos suelen producirse en verano. La talla de las crías al nacer es de unos 170 cm. La gestación dura aproximadamente un año y la lactancia se prolonga durante algo más de tres años, lo que significa que la hembra invierte unos cuatro años en la producción de un descendiente. No obstante, el intervalo entre ciclos reproductores es algo más corto, ya que las hembras suelen iniciar una nueva gestación durante el último año de lactancia. Por este motivo, una pequeña pero constante proporción de las hembras reproductoras son gestantes y lactantes a la vez.

Las hembras alcanzan la madurez sexual a los seis y siete años de edad y 3,5 m de longitud, mientras que los machos lo hacen con doce años y 4,5 m. Esta desigualdad entre los sexos en la edad de maduración responde a los hábitos marcadamente poligínicos de la especie, que exigen al macho un mayor grado de madurez para poder intervenir de forma efectiva en las tareas reproductoras. El período fértil en las hembras se extiende hasta los 35 años de edad, lo que significa que cada hembra puede llegar a producir unos 9 descendientes a lo largo de su vida. El único depredador conocido del calderón de aleta larga es la orca.

Fuente de las fotos: Wikipedia
Mapa de distribución: http://maps.iucnredlist.org/map.html?id=9250
Redacción: Elsa Gara Maqueda
Revisión: Ismael Ferreira Palomo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *