« Leporidae (Lepóridos)

Liebre ibérica

Morfología e identificación

Es la más pequeña de las liebres españolas, con 2300 gramos de peso medio (rango, 2020-2592). El color es marrón ocre, muy homogéneo en toda su área de distribución, aunque unas poblaciones son más claras que otras. El diseño muestra un contraste muy neto entre el dorso y el vientre. El color del vientre, blanco sucio, cubre una superficie mayor que en las otras dos especies: se extiende hacia las patas anteriores y hacia la región dorsal de las posteriores, llega hasta el extremo y de éstas forma una banda blanca, muy conspicua, en los pies anteriores y en los posteriores.

El tamaño de esta banda decrece desde el norte al sur de la Península, y en las poblaciones más meridionales puede incluso no existir. La longitud media de la cabeza-cuerpo es 459 mm (rango, 443-475 mm); la cola mide 102,8 mm (93,3-112,3 mm); el pie posterior, 116,1 (111,7-120,5 mm); la oreja, 98,4 (93,6-103,2 mm). La longitud del pie de la liebre ibérica es proporcionalmente menor que en las otras dos liebres españolas, pero la oreja es más larga. Los caracteres craneanos también muestran diferencias con las otras especies. Por ejemplo, presentan gran desarrollo del proceso supraorbitario, que llega a alcanzar el tubérculo temporal. La zona distal de los incisivos de la mandíbula superior presenta mayor inclinación hacia dentro. Las bullas timpánicas son más grandes.

Comportamiento

Estudios sobre la selección del hábitat en Lepus granatensis en la provincia de León muestran una ocupación rotatoria de diferentes ambientes a lo largo del año, dependiente de la disponibilidad de alimento en los mismos. En invierno ocupa casi exclusivamente los campos de cereales, pero durante la primavera y, sobre todo, en verano, el uso de este medio disminuye al tiempo que aumenta el de los ambientes de vegetación natural, como los pastizales naturales, los eriales y los barbechos. Resultados semejantes sobre la ocupación temporal del hábitat se han obtenido en Doñana, donde, sin embargo, las liebres dependen de la disponibilidad espacial. Durante las épocas de inundación ocupan las praderas naturales colindantes a la marisma, pero en verano viven en la extensa llanura de la marisma seca. Por lo tanto, las poblaciones de liebre parecen exhibir fenómenos de concentración-expansión controlados por la disponibilidad espacial de los diferentes ambientes.

En la provincia de León se ha calculado que la densidad varía estacionalmente, alcanzando hasta 13 individuos por kilómetros cuadrados.

Reproducción

El ciclo reproductor se extiende durante todo el año, y el tamaño de camada osciala entre uno y dos lebratos por hembra.

Fuente de las fotos: Wikipedia
Mapa de distribución: http://maps.iucnredlist.org/map.html?id=41306
Redacción: Elsa Gara Maqueda
Revisión: Ismael Ferreira Palomo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *