« Delphinidae (Delfínidos)

Delfín gris, delfín de Risso o calderón gris

Morfología e identificación

Odontoceto de tamaño medio, sin marcado dimorfismo sexual; en ambos sexos la talla media oscila entre los 3,2 m y los 4 m. No existe ninguna característica externa que permita la diferenciación de los sexos. Su cuerpo es robusto, particularmente en la base de la aleta dorsal, y la cabeza presenta un melón prominente, que en su zona frontal está dividido en dos por la presencia de un surco que termina sobre el pequeño morro, apenas visible. La aleta dorsal es medianamente alta (entre 35 y 40 cm.), falciforme y está situada en el centro del cuerpo. Las aletas pectorales son largas y terminadas en punta.

La coloración es grisácea, con manchas blancas de forma ovalada y numerosas rayas o franjas repartidas por el lomo y los costados. Buena parte de estas marcas provienen de pequeñas heridas producidas por las presas de las que se alimentan y por interacciones con individuos de su misma especie. Con la edad, la presencia de ambos tipos de marcas acaban prevaleciendo sobre la coloración gris y, además, la tonalidad de fondo se va aclarando progresivamente. Por ello, los ejemplares viejos presentan la cabeza y buena parte del dorso totalmente blancos. En la zona pectoral se observa, al igual que en los calderones, una mancha blanca en forma de ancla ancha. Esta mancha es especialmente visible cuando el ejemplar toma la postura de reposo vertical. De lejos puede confundirse con el delfín mular, por la forma de su aleta dorsal, aunque este último presenta una pigmentación sin manchas blancas y un color gris en cabeza y dorso, y no posee una cabeza globosa.

Alimentación

En nuestras aguas, su alimentación se basa en cefalópodos mesopelágico, sobre todo calamares de los géneros Loligo, Todaropsis, Todarodes, Illex e Histioteuthis, pulpos del género Eledoney sepias del género Sepia. Estos cefalópodos son habitantes frecuentes del talud continental o de aguas profundas, lo que parece indicar que este cetáceo se alimenta entre los 300 y los 800 metros de profundidad. Además, la mayor parte de estos cefalópodos son bioluminiscentes, lo que sugiere que la visión, además de la ecolocación, juega un papel importante en la captura del alimento por parte del delfín gris.

Muchas de las presas observadas en los estómagos de los delfines grises eran de pequeño tamaño, pero otras medían más de 1 metro y superanban los 2500 g de peso. Debido a su régimen alimenticio a base de cefalópodos, su dentición está particularmente adaptada a la captura de presas de cuerpo resbaladizo. Los dientes, de sección cónica y muy agudos, son escasos (entre 2 y 7) y están presentes sólo en el maxilar inferior.

Comportamiento

Su comportamiento se ha estudiado poco. En general forma grupos de unas pocas decenas de individuos, pero se desconoce si existen pautas de dominancia o segregación por sexo o estado reproductivo, como sucede en otros delfínidos de hábitos semejantes. Con frecuencia forma manadas mixtas con otras especies, sobre todo con el delfín mular y el calderón de aleta larga.

Produce ultrasonidos con función ecolocalizadora y sonidos dentro del espectro audible que le sirven para la comunicación con otros miembros de su especie. El grado de encefalización en proporción a su tamaño corporal es notable, tan sólo igualado entre los cetáceos por el delfín mular y la orca. En ocasiones se producen varamientos que afectan a la práctica totalidad de una manada y en los que mueren la mayor parte de sus componentes e incluso todos ellos. La causa de tales acontecimientos parece compleja.

Reproducción

Su biología es poco conocida. Se cree que la gestación dura unos once meses, y el tamaño de los recién nacidos se aproxima a los 150 cm. Se desconoce la duración de la lactancia, pero se sabe que las crías se desarrollan a un ritmo bastante rápido y que los jóvenes alcanzan la madurez sexual cuando miden entre 1,6 y 3 m. de longitud.

Fuente de las fotos: Wikipedia
Mapa de distribución: http://maps.iucnredlist.org/map.html?id=9461
Redacción: Elsa Gara Maqueda
Revisión: Ismael Ferreira Palomo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *