« Physeteridae (Fisetéridos)

Cachalote

Morfología e identificación

Es el mayor de los odontocetos. Los machos llegan a medir entre 15 y 19 m, y las hembras entre 11 y 15 m. El cuerpo es robusto. La cabeza, muy voluminosa, alcanza hasta una cuarta parte de la longitud total del animal, acaba frontalmente en ángulo recto y se proyecta por delante del extremo anterior de las mandíbulas; vista desde arriba, es totalmente rectangular. La parte frontal de la cabeza, la más voluminosa, contiene el órgano de espermacet, que es una compleja estructura anatómica repleta de aceites de alta calidad y muy ricos en cera. Estos aceites, conocidos antiguamente como "esperma de ballena", eran muy apreciados y fueron la causa de la persecución del cachalote por los balleneros del siglo pasado. La boca se halla en posición ventral, y las mandíbulas están unidas por una sínfisis mandibular muy larga, lo que hace que la parte inferior de la boca se transforme en una barra repleta de dientes.

El espiráculo está localizado en la parte izquierda delantera de la cabeza y tiene forma de "S". Debido a esta posición del espiráculo, el soplo surge hacia la izquierda con una inclinación de 45°. La piel presenta arrugas longitudinales que recorren todo el cuerpo. Aleta dorsal situada en el tercio posterior del cuerpo, generalmente de forma triangular y con el ápice redondeado o en forma de joroba. Aletas pectorales cortas y anchas, en forma de pala.

La coloración del dorso y los flancos es gris, y la del vientre, marrón grisáceo. Las zonas que rodean la comisura de la boca y el ombligo son de color blanco con un jaspeado gris. En la zona gular y la comisura bucal se observan cicatrices producidas por las ventosas de las presas preferidas de estos animales, los grandes cefalópodos. El cachalote es relativamente fácil de distinguir e identificar en el mar. Nada con frecuencia por la superficie y en muchas ocasiones permanece inmóvil como un tronco. Al realizar una inmersión arquea el cuerpo y saca totalmente la aleta caudal fuera del agua.

Alimentación

Su dieta se basa fundamentalmente en cefalópodos de gran tamaño, a menudo del género Architeuthis, que miden hasta 10 o 12 m de longitud, pesan más de 200 kg y habitan en las profundidades de los océanos; el cachalote, gracias a su extraordinaria capacidad de buceo, es de los pocos mamíferos marinos que pueden acceder a ellos. No obstante, cuando los cefalópodos son escasos, el cachalote puede alimentarse también de peces, tiburones u otros organismos, a los que frecuentemente atrapa "arando" el fondo del mar con su mandíbula en forma de barra. Debido a este peculiar sistema de captura y también al hecho de que los cachalotes machos utilizan las mandíbulas para dar embestidas a sus congéneres durante sus luchas en la temporada reproductiva, no es raro encontrar ejemplares con la mandíbula quebrada o incluso parcialmente amputada.

En ocasiones, en el intestino del cachalote se encuentran unas concreciones de forma más o menos esférica y color oscuro que reciben el nombre de "ámbar gris" y que constituyen un producto muy apreciado como fijador de olores en la industria de la perfumería. Los procesos que lo forman en el intestino del cachalote son desconocidos, pero es indudable que los picos de los cefalópodos atrapados y digeridos por el cachalote participan de modo sustancial en su constitución.

Comportamiento

Los cachalotes son animales de hábitos muy sociales y normalmente viven en grupos constituidos por unas pocas decenas de ejemplares. No obstante, los machos viejos suelen navegar en solitario.

Producen una amplia variedad de sonidos, de los cuales los más característicos son los "clicks", que son pulsos de ultrasonidos muy cortos e intensos, con una función ecolocalizadora. Se ha sugerido que el cachalote podría utilizar también estos ultrasonidos para aturdir a sus presas y capturarlas con mayor facilidad.

La edad máxima que pueden alcanzar los cachalotes es difícil de estimar, ya que los ejemplares viejos son escasos (debido a la explotación intensiva que ha sufrido la especie), pero se cree que quizás sobrepase los ochenta años.

Reproducción

Los recién nacidos miden unos 4 m. Debido a que la captura del alimento y las inmersiones a aguas profundas requieren un aprendizaje bastante complejo, la cría depende de la madre durante un largo período de tiempo. Así, la lactancia puede llegar a durar hasta unos cuatro años, aunque a partir del primero la cría ya es capaz de capturar cefalópodos pequeños en aguas superficiales, con lo que completa por sí misma sus necesidades nutritivas, Como consecuencia de este largo período de dependencia materna, las hembras pueden criar sólo una vez cada 5-6 años.

Las hembras alcanzan la madurez sexual a los nueve de edad y 8,5 m de longitud. Los machos comienzan a dar muestras de madurez en sus testículos a partir de los quince años y los 10 m, aunque parece que no son potencialmente fértiles hasta varios años más tarde. El crecimiento es lento y prosigue hasta casi los cincuenta años de edad, cuando el ejemplar mide 15 m de longitud.

Fuente de las fotos: Wikipedia
Mapa de distribución: http://maps.iucnredlist.org/map.html?id=41755
Redacción: Elsa Gara Maqueda
Revisión: Ismael Ferreira Palomo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *