« Canidae (Cánidos)

Zorro

Morfología e identificación

Inconfundible. Cánico con hocico afilado, orejas erguidas, cola larga y poblada que normalmente suele llevar en posición horizontal al andar. Su cuerpo mide 60 - 70 cm de largo, sin contar su cola de unos 40 cm. Los machos pesan de 5 a 7 kg, siendo las hembras algo más pequeñas (15% más pequeñas).

Rastros:

Huellas: presentan 4 dedos con uñas, un largo de 4 a 5 cm y un ancho de 4 -3 cm (valores medios). Estos datos no son suficientes dado que hay muchos perros y de mil tamaños distintos. La mejor forma de identificarla es que entre los dos dedos “delanteros” (2º y 3º) y los “traseros” (1º y 4º) se puede trazar una línea recta que no los cruza a ninguno. Muy similar a la huella de un perro. Cuando andan, la separación entre huellas consecutivas es de 30 cm, cuando marchan al trote (forma normal de desplazarse), las huellas forman un línea recta casi perfecta.

Excrementos: Largo de 5 a 20 cm, generalmente de color oscuro, con un olor muy característico. Es normal encontrarlos en lugares visibles como senderos y objetos prominentes.

Zorreras: Se instalan en agujeros pequeños parecidos a los de los conejos o los tejones, con quienes alternan el uso. Cuando están ocupadas por cachorros se pueden distinguir por la presencia de pequeños excrementos, restos de presas, olor y la presencia abundante de moscas.

Alimentación

Generalista se alimenta de un amplio abanico de fuentes, animales, vegetales, carroña e incluso basura. Los alimentos que más materia aportan son los micromamíferos y los conejos, aunque en cercanías de una granja su principal alimento suele ser la basura y los desechos de esta. Pueden comer casi cualquier alimento. La cacería la realizan ayudándose de vista, oído y olfato. Su larga cola le permite estabilizarse cuando realiza rápidos cambio de dirección mientras persigue a la presa. En la caza de micromamíferos usan el oído, capturandolos tras un salto. Los insectos y lombrices también son detectados gracias al oido.

En la mayoría de los ecosistemas los zorros compiten por la caza menor con los hombres, aunque su predación no causa daños a largo perido en la población de presas. Generalmente impiden el desarrollo excesivo de caza menor, controlando las explosiones demográficas clínicas.

Comportamiento

Son animales nocturnos, aunque pueden pasar algunas horas del día activos. Su actividad diaria generalmente comienza pasados 30 min después de la puesta de sol y concluye pasadas dos horas del amanecer. Si disponen de buenas fuentes de alimento pasan menor periodo del día activos.

Los ejemplares adultos viven en parejas o en grupos familiares, que comparten el mismo territorio aunque buscan alimento de forma solitaria. Dentro de los harenes, existen 3 o 4 hembras muy emparentadas que mantienen una relación jerarquizada, pudiendo expulsar a las hembras de menor rango en caso de falta de alimento. Sólo tienen crías las hembras dominantes, siendo las subordinadas carentes de apareamiento o abortando poco antes del parto. En ocasiones estas hembras subordinadas actúan como ayudantes de cría, aportando alimento, cuidados y juegos. Los individuos subordinados explotan zonas de menor calidad dentro del territorio común.

Poblacionalmente presentan estrategia de la “r”. Su éxito reproductor está determinado por el alimento y la mortalidad de origen antrópico o epidémico. La especie regula su número variando el tamaño medio de la camada y el porcentaje de hembras que se reproducen. La máxima edad de vida es de 14 años en cautividad, como máximo en libertad 11 años y la esperanza de vida media no alcanza los 2 años (18 meses).

El zorro ha sido muy perseguido por ser portador de la rabia, siendo eliminado como intento para frenar la epidemia. Actualmente la epidemia retrocede gracias a vacunas orales ingeridas dentro de cebos, esta estrategia se puso en marcha a finales de los 80.

La sarna es la enfermedad epidémica que más daño están haciendo a los zorros españoles, llegando a matar a los animales infectados. Los zorros suelen morir un mes después de la infección.

Reproducción

Entre diciembre y febrero llega el periodo de celo, adelantándose al bajar la latitud. El macho monta la hembra durante 2 o 3 días, período durante el cual la hembra esta receptiva, concluyendo la cópula con ambos ejemplares sujetos unos 30 min. La gestación dura 52 - 53 días, teniendo los partos en el interior de la zorrera. La camada media consta de 4 ó 5 cachorros, con 100 gramos cada uno. Entre los 11 y 14 días abren los ojos, a las 7 semanas, los cachorros exploran la boca de la zorrera, siendo el destete a las 9 semanas. El macho no suele aportar alimento a los jóvenes. La dispersión se produce en septiembre, los machos siempre se dispersan, mientras que las hembras pueden quedarse. La madurez sexual llega a los 9 ó 10 meses de vida.

Fuente de las fotos: Malene Thyssen, John Sarvis, EE.UU. Fish and Wildlife Service, V. Bern y Jim Frates.
Mapa de distribución: http://maps.iucnredlist.org/map.html?id=23062
Redacción: Ismael Ferreira Palomo
Revisión: Ismael Ferreira Palomo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *